jueves, 9 de abril de 2009

Cáritas de Ciudad Real constata un incremento en el número de demandas de ayuda

Cáritas Diocesana de Ciudad Real ha constatado, en los dos primeros meses del año, un incremento en el número de demandas de ayuda en comparación con los datos registrados a finales del pasado año.

Así, los datos aportados por las distintas Cáritas de la provincia de Ciudad Real indican que en los meses de diciembre y enero pasados atendieron 733 demandas de ayuda frente a las 678 registradas de enero a noviembre de 2008.

Leer más...

Sin ánimo de ser alarmistas ni de sembrar desconfianza entre los ciudadanos, Cáritas Diocesana de Ciudad Real quiere dejar constancia de una cruda realidad que está provocando la crisis económica que se deja sentir aún con más virulencia en las economías más débiles.

En cuanto al perfil de las personas que están acudiendo hoy a los servicios de acogida de Cáritas Ciudad Real, se confirma que el gran aumento de la demanda procede de personas inmigrantes, 489 frente a las 244 de españoles. Se constata además el hecho de que mucha gente está acudiendo por primera vez a las diferentes Cáritas de la provincia a solicitar ayuda, y algunas de ellas son familias jóvenes con hijos a su cargo, que se han visto obligadas a volver con su familia de origen al no poder hacer frente a la situación de escasez de recursos.

En cuanto al tipo de demanda, Cáritas Diocesana de Ciudad Real indica que la mayoría de los solicitantes de ayuda piden alimentos, seguido de ropa y calzado y ayudas económicas para vivienda, sobre todo para el pago de alquileres y de recibos.

Cáritas Diocesana de Ciudad Real ha constatado también que en algunas zonas rurales de la provincia no se están notando aún los efectos de la crisis porque son núcleos rurales empobrecidos desde hace tiempo. Sí, advierte Cáritas, empiezan a aparecer algunas familias que emigraron y vuelven al pueblo ante la falta de empleo e ingresos.

Sobre las respuestas a las solicitudes de ayuda que demandan todas estas personas, las distintas Cáritas de la provincia están atendiendo, fundamentalmente, a necesidades básicas prestando un especial cuidado a que esta atención sea desde la cercanía y la escucha personalizada.

Al igual que está ocurriendo a nivel nacional, Cáritas Diocesana de Ciudad real indica que este aumento de demandas ha repercutido en los presupuestos de cada una de las Cáritas teniendo que aumentar el gasto destinado a las ayudas puntuales.

Cáritas advierte también del hecho de que los servicios sociales de algunas localidades de la provincia están desbordados y que los criterios establecidos a la hora de conceder las ayudas pueden chocar con la realidad de pobreza de las familias más deterioradas, de tal forma que la capacidad de respuesta de los servicios sociales públicos no sea capaz de atender la realidad actual.

Todos estos datos, y el análisis de cómo está afectando la crisis económica a las familias más desfavorecidas de la provincia, han sido aportados por los responsables de las Cáritas parroquiales e interparroquiales que, junto al equipo directivo de Cáritas Diocesana de Ciudad Real, han constituido una comisión de trabajo donde dialogar y reflexionar sobre cómo está afectando la situación actual de crisis económica en las atenciones y respuestas que esta organización da a las personas empobrecidas.

La Fundación FOESSA, creada hace 40 años a iniciativa de Cáritas, en su último informe presentado, aclara la fuerte incidencia de la crisis. En las conclusiones de éste se han ofrecido las causas que han propiciado que la incidencia de la crisis en España haya sido tan grave. El crecimiento económico registrado desde mediados de los años noventa y la notable creación de empleo que le ha acompañado, no han dado lugar a importantes reducciones de la desigualdad. Después de varias décadas de reducción continuada de la desigualdad, tal proceso se frenó a partir del primer tercio de los años noventa y los indicadores actuales se mantienen a un nivel muy similar al de hace quince años.

En conclusión, la situación actual de crisis que se está viviendo, es consecuencia del modelo social y económico que Caritas ha venido denunciando en sus constantes campañas de sensibilización y que el informe Foessa ha ratificado.

0 comentarios: